11 de junio de 2015

Un sentimiento que nace del corazón

La novela de “Don Quijote de la Mancha” recoge muchos temas destacables que aparecen a lo largo de la obra. Entre ellos tenemos el amor, uno de los temas más tratados a lo largo de la historia de la literatura y muy leído actualmente por los jóvenes. Su escritor, Cervantes, profesa una fe indesmayable en el amor, siendo como una fuerza suprema que da sentido a la vida. El caso más claro de esto es el comportamiento de Don Quijote respecto a Dulcinea, siendo el amor para él el faro constante de todas sus acciones, dónde nos deja claro que haría cualquier cosa para, por ejemplo, quitarle el encantamiento que supuestamente tiene. Es más, en innumerables ocasiones le rinde homenaje y no tolera que nadie se meta con ella, siendo lo más fiel posible a su amor e intentando evitar cualquier relación extraña con otra mujer. En aquella época machista el hombre miraba a la mujer de manera distinta, más como un objeto, pero dentro de esta novela no se aprecia, siendo la dama como un dios para el caballero andante y algo imprescindible para ser considerado como tal. Cervantes, además, trata uno de los temas más ligados con el amor: los celos. A lo largo de la obra nos encontramos varias historias donde se presenta la situación de que los celos dominan al amor, provocando la separación o la muerte  de ambos.
El concepto del amor de la sociedad actual es muy diferente con respecto a esta novela. Pocos hombres llegan a  tomarse el amor de esta manera tan
elocuente y  a causa de las nuevas tecnologías y de expresar el amor vía internet nos estamos quedando sin Romeos de pura sangre. ¿Dónde han quedado los hombres que enamoraban día a día a la mujer que les atraía y que no solo les mostraban una especial atención en las fiestas? Pero mientras que el hombre parece que ha perdido facultades amorosas, la mujer actual es mucho más segura de sí misma, lo que ha provocado que la forma medieval de ver el amor como un objeto no predomine, siendo una princesa capaz de escaparse de su prisión para buscar por sí misma al príncipe. Además, actualmente es más normal que la mujer elija que “pretendiente” le gusta más mientras que en la época de la novela o era a la inversa o los padres concertaban el matrimonio.       
Otra gran diferencia actual es por culpa del móvil. La aparición del teléfono ha dañado la estabilidad de las relaciones, generando, en menor o mayor medida, una desconfianza causada por la cantidad de secretos que puede haber escondidos dentro de ese aparato electrónico o por el mero hecho de que la otra persona no esté pendiente de tus mensajes.
El amor no solo hay que demostrarlo en San Valentín, hay que demostrarlo cada día, éste donde esté, sin importar las distancias, los obstáculos, las diferencias, o las circunstancias más adversas, dejando a un lado los celos y dándose cuenta de que si esa persona está contigo es porque te quiere igual que tú lo haces. Hay que disfrutar el presente, ¿y por qué no hacerlo junto a la persona que quieres?

Erik Mazón Lara

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade aquí tu comentario